Todos vendemos, pero pocos sabemos cobrar

Nunca en la historia había sido tan fácil hacer dinero, hoy podemos instalar nuestro negocio y no depender de nadie; anteriormente nos limitaban porque no teníamos dinero para rentar un local en cierta plaza comercial, hoy tenemos que aceptar que no hay limitaciones.

Actualmente vivimos un comercio internacional, ni la moneda ni el idioma son un impedimento para emprender y ganar dinero; ahora, si vives en México, puedes cobrar en dólares.

En Estados Unidos por mucho tiempo, el sistema nos dijo que no podíamos emprender porque no hablábamos inglés, pero hoy los hispanos somos la minoría más grande del país y nuestro idioma predomina en cualquier lugar.

¿Qué vas hacer hoy para cambiar el mañana? La mayoría de la gente se la pasa criticando, pero cuando le preguntas ¿qué quiere?, no sabe que responder.

Por ello, es necesario hacer un reajuste en nuestro comportamiento, en nuestra forma de pensar y en sobre todo, de nuestra mentalidad.

Quiero que comprendas que TÚ, eres el responsable de tu pobreza y el conformismo que te mantiene en la ruina; no es tu patrón, ni tu empleo, es tu conformismo. Recuerda que entre más responsabilidad tengas, mejor te va a ir.

Por más cruel que se escuche, hay gente que merece ser pobre, porque tiene todas las excusas del mundo y busca culpables para justificar su miseria económica y mental.

Pero, ¿qué hacer para ganar dinero y salir de la pobreza?, te recomiendo desarrollar tu habilidad para transmitir un mensaje y vender, expande tu capacidad de difundir tu mensaje a personas diferentes a ti, ¡Aviéntate!.

Crece tu mundo de contactos para que con ello, también se amplie tu cartera, te aseguro que tu próximo negocio es aquel que esta fuera de tu zona de confort. 

Ésto es como el matrimonio, antes de casarte debiste haberle presentado a tu pareja la mejor versión de ti, para que así aceptará unir su vida a la tuya, ¡eso es vender!.

Cuando tú sabes a quién le vendes, sabes cuál será tu mensaje; recuera que el arte de la comunicación no es transmitir, sino escuchar.

Tenemos que saber qué preguntar y escuchar a la gente, estudia un segmento de la población, que será tu nicho de negocio y así, conocer sus necesidades.

Recuerda que tú vas a atraer lo que transmites, la mayoría de la gente quiere apostar para ganar; sin embargo, el empresario apuesta para aprender.

No dejes una buena idea por el hecho de no estar seguro si funcionará; da el primer paso sin miedo, ese pensamiento es de un empresario.

Muchas veces no emprendemos por el temor a la crítica, pero la opinión de los demás no paga tus recibos y de eso debes de estar seguro, así que emprende sin temor a nada ni nadie.

Mira aquí mi consejo completo…

Todos vendemos, pero pocos sabemos cobrar.

Todos vendemos, pero pocos sabemos cobrar. No te pierdas el programa de hoy.

Posted by Carlos Marquez on Thursday, March 1, 2018