¿Para qué quieres más dinero?

Si quieres dinero para gastarlo nunca tendrás suficiente. Hay gente que quiere dinero para obtener fama pero eso también se pierde.
En los años 90s se hizo un estudio en Estados Unidos, se llegó a la conclusión de que sí todo el dinero se pusiera en manos de los pobres, en menos de dos años todo ese recurso regresaría a manos de los ricos porque lo gastarían sin distinción, por ignorancia, así pues el dinero que no tiene un propósito se pierde.
 Lamentablemente cuando no sabemos qué hacer con el dinero lo malgastamos. Porque el sentimiento que se genera al comprar algún producto es más placentero que invertirlo en algún proyecto. Todos sabemos que debemos de ahorrar y planificar para un futuro pero no lo hacemos, respecto a esa opción ya no podemos culpar a la ignorancia, porque de antemano sabemos que la vida es difícil y es necesario ahorrar y planificar para el futuro.

Por ello, hoy te comparto cuatro consejos para romper las cadenas de la pobreza en la vida, es decir, cómo pensar y actuar como el rico.

1. Tenernos que ver las cosas tal y como son, deja de sentirte como pobre pues al compararte con los demás generas ese sentimiento, te pones en modo víctima y no avanzas. Tenemos que comprender que cada persona avanza a su propio ritmo. Nada te hace falta, mejor decídete a aprender cómo lograr tus metas.

2. Analiza que quieres y porque lo quieres, pero tienes que ser paciente, pues la mayoría de la gente quiere salir de la incomodidad en la que vive sin pasar la incomodidad del aprendizaje y las cosas no son así en la vida. También elimina de tu pensamiento la necesidad de la motivación, lo que pasa es que queremos todo pero no nos decidimos por un solo objetivo.

3. Tienes que tener un plan, la gente que logra su objetivo sabe cuál es su próximo paso.

4. Rodéate de gente exitosa y no quejumbrosa. ¿A quién estás siguiendo? Rodéate de gente activa, que cumple metas o al menos ten el contacto con aquellos que han cumplido sus objetivos. Expande tu círculo de amistades con gente fuerte y exitosa, ya que ellos, no toleran la ignorancia y mediocridad.

Recuerda siempre que lo que tú toleras en la vida es lo que vas a tener siempre. Las acciones que tomes son la mejor escuela para tus hijos. De la manera en que tú haces una cosa así haces todas las demás en la vida, por ejemplo, si tú eres un desastre en tus finanzas personales, también serás un desastre en tus finanzas de negocios.