¿Lujos o necesidades? Dime cómo gastas y te diré para dónde vas

El coma del consumismo es gastar y gastar, pero no tener dinero. Hoy quiero que reflexiones sobre cuáles son tus prioridades con el dinero; también, te quiero retar por lo que resta del mes.


En México el día del pago, los restaurantes están llenos de “Godínez“, ellos tan pronto tienen dinero se lo gastan, pues es algo muy normal de nuestra cultura mexicana, porque ya estamos programados para gastar.

¡Así es! en nuestra cultura nos han enseñado a gastar pero no a invertir para progresar, ni ahorrar para el retiro; por ello, aquel que se queja del sistema político, de las faltas de oportunidades y demás, son solo pretextos que utilizan para evitar emprender; ya que estés en donde estés, habrá oportunidades y ahora más, con la tecnología.


Entonces, no importa qué país estés pisando, sí cargas siempre con creencias de poco rigor y valorizas los pensamientos pesimistas, nunca saldrás de la pobreza y la mediocridad.

Debemos de tener en claro cuántos recursos obtenemos a través de nuestro empleo, y cuánto de esos, los destinamos para una necesidad o para un lujo; por ejemplo, puedes responder si ¿Tener el último celular del momento es una necesidad o un lujo?; ¿Tener sistema de televisión de cable es una necesidad o un lujo? ¿Adquirir un carro financiado es una necesidad o un lujo?; ¿Tener una tarjeta departamental de alguna tienda es una necesidad o un lujo?; ¿Comer en la calle, es necesidad o lujo?  Siempre tenemos que explorar opciones para darle mayor valor a nuestro dinero.

Por ello, te reto en lo que resta del mes no vayas al súpermercado, la mayoría de las familias tienen despensa en su alacena hasta por quince días extras. Así, verás el valor de las cosas y te darás cuenta, que puedes sobrevivir con lo necesario. Muchas veces lo que tenemos que cambiar, es el conocimiento y nuestras creencias; por eso, invierte en ti.

El único que define cuánto dinero tienes al final del día eres tú, y cómo lo utilizarás también es tu decisión. Por ello, hoy tenemos que invertir en nuestro conocimiento; es decir, invierte en ti.

El mejor maestro que tendrás eres tú, ya que “nadie experimenta en cabeza ajena“, por lo tanto; ¡Valorízate! y analiza a donde se te va el dinero, que tantas deudas tienes.  

Tú puedes lograr tu propia fortuna, pero ¿Qué ganas al tener el último teléfono celular de moda­? sino sabes cómo generar dinero con él.

Por lo tanto, es sumamente importante que tomes conciencia, de qué hacer con los recursos que tienes, la mayoría de nosotros estamos inconformes con lo que somos, porque vivimos añorando lo que tienen los demás, y no hacemos algo por alcanzar nuestras metas. Por ello, toma conciencia de lo que tienes y da ese primer paso para emprender.