La mayoría de las personas se quejan de su situación, pero no se dan cuenta de que están así porque hacen lo mismo de siempre y siguen el mismo camino que todos. Si quieres lograr algo distinto, debes hacer las cosas de forma totalmente diferente, no de la manera en que estás acostumbrado.

Tristemente, lo que más desea el ser humano es crecer y desarrollarse, pero a lo que más resiste es a actuar para lograrlo. La gente anhela tener los resultados, sin esforzarse; todos quieren un cuerpazo, sin sudar, o tener mucho dinero, sin sacrificarse.

Tu vida no cambiará, los problemas seguirán y la historia se repetirá, mientras permanezcas igual; para alcanzar tus sueños, tienes que evitar la trampa de ser tradicional y desarrollar el músculo de la innovación.

Estos puntos te permitirán innovar en el área empresarial, poniéndote la cachucha empresarial o haciendo que tu negocio crezca:

  1. Identifica a quién le quieres vender, elige la industria en la que deseas incursionar.
  2. Selecciona una categoría, dentro de esa industria. La industria de belleza, por ejemplo, es muy grande; está conformada por cremas, cosméticos y uñas, entre otros, y debes inclinarte por uno.
  3. Descubre cómo puedes ayudar a las personas que tienen un problema o una necesidad relacionada con lo que elegiste. Antes que nada, piensa con claridad y decide cómo les vas a ayudar, y de ahí nacerá el producto. El empresario que más genera dinero es el que piensa primero en su futura clientela. Deja de ver la vida como un consumidor, y adquiere la mentalidad de emprendedor. Las personas te pagarán, incluso más dinero que a tu competencia si les ofreces ventajas; si entiendes muy bien las necesidades de la gente y les das una solución, vas a vender. El consumidor inmediatamente piensa en el dinero, porque espera que el proyecto empresarial que tiene lo saque del hoyo y pone como prioridad sus ingresos. Yo entiendo que la gente está cansada de trabajar y ansía crear algo, pero si empiezas así, las cosas no van a terminar bien y, al final, no lograrás tu objetivo económico.
  4. Evita copiar lo que ya existe o terminarás vendiendo lo mismo que los demás. Muchos emprendedores fracasan de inmediato, porque solo roban las ideas; ven que algo deja dinero y deciden comercializarlo, pero así siguen el camino por el que ya van todos y nunca conseguen que fluya el dinero.