La mayoría de las personas se quejan de su situación, pero no se dan cuenta de que están así porque hacen lo mismo de siempre y siguen el mismo camino que todos. Si quieres lograr algo distinto, debes hacer las cosas de forma totalmente diferente, no de la manera en que estás acostumbrado. Tristemente, lo…

Leer más
Innovar te llevará a triunfar

Innovar te llevará a triunfar

La mayoría de las personas se quejan de su situación, pero no se dan cuenta de que están así porque hacen lo mismo de siempre y siguen el mismo camino que todos. Si quieres lograr algo distinto, debes hacer las cosas de forma totalmente diferente, no de la manera en que estás acostumbrado.

Tristemente, lo que más desea el ser humano es crecer y desarrollarse, pero a lo que más resiste es a actuar para lograrlo. La gente anhela tener los resultados, sin esforzarse; todos quieren un cuerpazo, sin sudar, o tener mucho dinero, sin sacrificarse.

Tu vida no cambiará, los problemas seguirán y la historia se repetirá, mientras permanezcas igual; para alcanzar tus sueños, tienes que evitar la trampa de ser tradicional y desarrollar el músculo de la innovación.

Estos puntos te permitirán innovar en el área empresarial, poniéndote la cachucha empresarial o haciendo que tu negocio crezca:

  1. Identifica a quién le quieres vender, elige la industria en la que deseas incursionar.
  2. Selecciona una categoría, dentro de esa industria. La industria de belleza, por ejemplo, es muy grande; está conformada por cremas, cosméticos y uñas, entre otros, y debes inclinarte por uno.
  3. Descubre cómo puedes ayudar a las personas que tienen un problema o una necesidad relacionada con lo que elegiste. Antes que nada, piensa con claridad y decide cómo les vas a ayudar, y de ahí nacerá el producto. El empresario que más genera dinero es el que piensa primero en su futura clientela. Deja de ver la vida como un consumidor, y adquiere la mentalidad de emprendedor. Las personas te pagarán, incluso más dinero que a tu competencia si les ofreces ventajas; si entiendes muy bien las necesidades de la gente y les das una solución, vas a vender. El consumidor inmediatamente piensa en el dinero, porque espera que el proyecto empresarial que tiene lo saque del hoyo y pone como prioridad sus ingresos. Yo entiendo que la gente está cansada de trabajar y ansía crear algo, pero si empiezas así, las cosas no van a terminar bien y, al final, no lograrás tu objetivo económico.
  4. Evita copiar lo que ya existe o terminarás vendiendo lo mismo que los demás. Muchos emprendedores fracasan de inmediato, porque solo roban las ideas; ven que algo deja dinero y deciden comercializarlo, pero así siguen el camino por el que ya van todos y nunca conseguen que fluya el dinero.

 

Leer más
Las acciones de hoy serán los éxitos de mañana

Las acciones de hoy serán los éxitos de mañana

Imagínate dar el primer paso, antes que los millonarios, y poder comprar un terreno en una ciudad que crecerá y se convertirá en el próximo centro del comercio.

Cuando voy a Polanco, en la Ciudad de México, un lugar que tiene los más grandes negocios, pienso en las personas que compraron los terrenos cuando eran muy baratos, antes de que la zona fuera popular.

Déjame decirte que te estás quedando dormido, porque podrías comprar el terreno más valioso que existe por aproximadamente 10 dólares, y si no lo haces, te vas a arrepentir. Eso me pasó a mí. Igual que tú, tuve la oportunidad de comprar muy barato el primer elemento que necesitas para emprender digitalmente.

El terreno que yo debí comprar tiene la dirección www.carlosmarquez.com, pero tristemente, no es mío; le pertenece a un ingeniero de computación, pero no me lo va a vender o me cobraría una fortuna. He utilizado adelanteconcarlos.com, el nombre de mi programa, en vez de mi propio nombre.

El otro lado de la moneda es una gran amiga mía, dueña de la revista El Clasificado, quien hace más de 10 años, tuvo una grandiosa idea: al ver que el internet generaría dinero, decidió registrar muchos sitios, entre ellos quinceañera.com.

Como es un genio de los negocios y no usaba el dominio, contactó a la editorial que publica la revista Quinceañera y se los ofreció, pero no vieron el potencial del internet y lo rechazaron. Siendo editora, decidió lanzar su propia revista impresa para quinceañera, utilizó el dominio y ha generado una millonada.

Por eso, debemos comenzar a registrar los dominios en español, antes de que las empresas americanas se apoderen de ellos, pues ya descubrieron que somos la minoría más grande en Estados Unidos y el dinero se encuentra con nosotros.

Para obtener tu terreno, ingresa a godaddy.com, escribe el sitio que deseas -cualquier concepto que pienses que en algún momento se pueda monetizar-, y adquiere el que tenga terminación .com.

Pagarás de 99 centavos a 15 dólares para obtenerlo y luego deberás dar esa cantidad de nuevo, anualmente, para conservarlo, pero lo puedes vender -GoDaddy te avisará cuando reciba una oferta- o si te pegas conmigo, aprenderás a monetizarlo. Hoy por hoy, vale más un dominio que un terreno físico.

Piensa en el futuro y hazlo, antes de que alguien te lo gane. Te puedes beneficiar con las herramientas y opciones tecnológicas, gracias a las cuales muchas empresas han surgido solo de buenas ideas, respaldadas con acción. Aprovecha lo que te comparto, no solo por motivación, sino para que repitas mis éxitos y evites mis errores.

Leer más

Simplifica tu vida fácilmente

Confucio dijo alguna vez: “La vida es muy sencilla, pero siempre insistimos en complicarla”.

Si complicamos nuestra vida y la llenamos de muchas cosas, ¿cómo podríamos enfocarnos en lo más importante?

Muchos de nosotros corremos intentando hacer todo lo posible en nuestras vidas, cuando de hecho, ¡seríamos más felices y saludables si saboreáramos la belleza de la simplicidad!

Algunos consejos que puedes usar desde hoy para simplificar tu vida son:

Desorden. Cuando eliminas el desorden a tu alrededor, ganas un mayor aprecio por las cosas más queridas para ti.

Pregúntate: ¿Cuándo fue la última vez que leí ese montón de libros en el piso? ¿Cuándo fue la última vez que noté los detalles en esos recuerdos que traje de mis vacaciones? ¿Cuándo fue la última vez que usé esa bufanda tirada en el clóset? ¡Dale este tipo de cosas a alguien que realmente lo necesite!

Escombrar el desorden te va a dar una oportunidad de disfrutar las cosas que realmente te importan. Además, vas a sentirte aliviado con un espacio de trabajo y de vida más organizado.

Comida. La comida es otro aspecto de tu vida que puede simplificarse de diferentes maneras. En lugar de preocuparte por tu siguiente alimento, disfruta el sabor de la comida que ya tienes en tu boca. Saboréala. Deja que todos los sabores lleguen a tu paladar.

Además, también considera los ingredientes en tu comida. Tómate el tiempo de usar ingredientes de buena calidad, en lugar de comida procesada o químicamente alterada. Al final el resultado tendrá un mejor sabor, ¡y tu cuerpo y mente te lo van a agradecer!

Aparatos. Piensa en todos los aparatos y dispositivos que tienes en tu vida. ¿Los usas todos? ¿Usas si quiera la mitad de ellos?

Entre más cosas acumulamos para “conectarnos”, ¡más nos desconectamos! Quítate los audífonos, apaga el radio en el coche, y deja tu celular. En vez de intentar estar siempre conectado, comunícate con los que te rodean. ¡No hay nada más agradable que una conversación provechosa o una noche familiar!

Piensa. Una mente desordenada se desvía de lo más importante. La realidad es que las ideas más sencillas casi siempre son mejores. Al simplificar tu forma de pensar, abrirás tu mente a nuevas posibilidades.

Tener una mente simplificada no significa que no piensas, es sólo que eliges enfocar tus pensamientos en una cosa con mayor claridad.

Cuando tu atención se divide en muchas direcciones, es muy difícil tomar decisiones racionales. Si vives en el pasado o te preocupas por el futuro, ¿cómo puedes vivir en el momento? Despeja tu mente de distracciones para que no sólo te sientas mejor, sino que también tengas una mayor sensación de paz interior.

Planea. Si estás tratando de meter toda la semana en un día, estarás tan presionado que no estarás donde debes estar. En lugar de pensar qué viene después, quédate en el presente.

Elimina algo de ese desorden en tu agenda y has lo que sea mejor para ti y tu familia, no para los demás.

Vivir una vida sencilla es muy gratificante. Cuando lo haces, eliminas muchas preocupaciones irrelevantes y te puedes enfocar en lo que es realmente importante para ti. ¡Dale una oportunidad!

Leer más

El camino para vivir una vida más sencilla

¿Has tenido momentos en la vida en que te sientes abrumado, estresado, y atrapado en una vida demasiado complicada? Te aseguro que hay más con el mismo pesar. Por esto, el movimiento para una vida más sencilla está creciendo, ¡y puedes iniciarte en él hoy!

Vivir de manera sencilla significa diferentes cosas para diferentes personas. La forma en que tu vecino de enfrente decide simplificar su vida puede ser muy diferente a como tú lo harías. Y no necesariamente significa que dejes tu trabajo o tu coche, o que sea vivir en una choza en el bosque.

Incluso si decides hacer alguna de estas cosas, no significa que alguna de ellas sea necesaria para vivir una vida más sencilla.

Este proceso es un viaje, no es algo que se haga de una sola vez. Puedes simplificar tu vida un pequeño cambio a la vez. Las siguientes sugerencias te podrían llevar por el camino de una vida más sencilla.

Examina las situaciones y gente que te traen estrés. Haz una lista. Incluye cualquier cosa que te haga sentir abrumado o atrapado.

  • Considera cómo podrías eliminar estas circunstancias o gente de tu vida.
  • ¿Puedes continuar con tu vida si te desentiendes de estas situaciones o individuos estresantes? De ser posible, selecciona el que sea más fácil de desconectarte y empieza a hacerlo.
  • Enfócate en reducir un estresante a la vez. No es realista pensar que puedes deshacerte de todos de una sola vez.

Ahora piensa en cómo gastas tu dinero. ¿Haces compras innecesarias? Revisa tu estado de cuenta bancario y ve dónde se va la mayor parte de tus ingresos.

Una forma sencilla de tener una vida sencilla es reducir gastos innecesarios. Enfócate en priorizar tus gastos para disminuir estrés innecesario.

Reduce la cantidad de cosas que acumulas. Mucha gente colecciona una gran cantidad de pertenencias.

Considera esto: Entre más cosas tengas, más tiempo te va a tomar limpiar y cuidar de estas cosas. Sin mencionar el espacio que toman en tu casa para almacenarlas, ¡y la preocupación que tienes de que alguien se meta o se lleve tus cosas!

Si no has usado lo que tienes en las cajas de la cochera desde hace 5 o 10 años, probablemente puedas tirar algunas cosas sin tanto problema.

Pasa más tiempo afuera. Regresar a la naturaleza te da más tiempo y oportunidad para reflexionar acerca de tus sentimientos y de tu vida.

Piensa qué es lo que te hace feliz. ¿Qué te trae alegría de verdad? Tal vez es pasar tiempo con tus hijos o sobrinos. Tal vez quieras revivir un viejo hobby que amas.

Cuida tu tiempo como oro. ¿Qué haces con la mayoría de tu tiempo? ¿Con quién pasas la mayor parte de tu vida? ¿Eso te parece que está bien?

Toma la decisión de pasar tu tiempo tan preciado haciendo cosas que realmente disfrutes. Si las haces con otros, asegúrate que son personas que te importan y que sean con las que quieres estar.

Fortalece las relaciones con los que amas. Protege tus apreciados contactos con otros.

Estudia tus patrones de alimentación. La comida que comes y tus hábitos alimenticios son parte fundamental de tu existencia.

Examina tu nivel de actividad física. Ejercitarte también significa tener un buen hábito de comer bien.

Si te sientes desconectado de tu cuerpo y es importante en tu vida, intenta hacer algo de actividad física diario. Consulta con tu doctor antes de comenzar cualquier programa de ejercicio, para asegurarte que es correcto para ti. Incluso caminar por veinte minutos al día te traerá una gran paz interior.

El camino para vivir una vida más sencilla está relacionado en el regresar de tu verdadero yo. Para encontrar la inspiración al principio de tu camino, sigue las sugerencias de arriba. Sólo tú puedes decidir tu camino para vivir una vida más sencilla, ¡y puedes comenzar hoy!

Leer más

Alcanzando un balance en tu vida.

Encontrar un balance en tu vida puede ser difícil, especialmente durante días muy estresantes. Siempre hay obligaciones familiares o de trabajo, además de actividades extra curriculares para tus hijos y situaciones inesperadas. ¡Por eso te sientes en desbalance y abrumado!

Existen algunas cosas que puedes hacer para balancear tu vida. Aquí te doy algunos puntos para iniciar tu regreso al camino de una vida bien balanceada.

  • Usa un calendario centralizado para todos los miembros de tu familia.

Este puede ser un calendario compartido en línea, como Google Calendar, o un calendario de papel en el refrigerador. De cualquier forma, procura que cada miembro de tu familia escriba sus actividades en el calendario, incluyendo la hora, lugar y transporte. De esta forma nada se les pasará y podrás planear tu agenda de acuerdo a este plan.

Si hay actividades empalmadas, es una buena oportunidad de enseñarle a tu familia lo que son los compromisos y el dar y recibir de las relaciones. Siempre hay formas de resolver los conflictos y una pequeña lección de desinterés propio nunca es mala.

  • Estudia tu rutina diaria. ¿Hay actividades que puedas quitar para tener una vida más balanceada?

En esta sociedad que siempre está corriendo, que tiene conveniencias y donde hay que darlo todo para tener todo, probablemente te sientas abrumado con todas las actividades en las que estás involucrado. Conforme estudias cada una de ellas, pregúntate:

  • ¿Esta actividad es necesaria para mi bienestar?
  • ¿Puedo vivir sin involucrarme en esta actividad?
  • ¿Esto mejora mi vida, o me está abrumando?
  • ¿Esto ayuda a otros, o sólo lo hago por mí?
  • ¿Esto me ayudará a alcanzar mis metas profesionales, familiares o personales?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a limpiar tu agenda y seguir disfrutando de las cosas que son realmente importantes para ti y para tu familia.

  • Establece una rutina diaria.

Las rutinas nos ayudan a mantenernos ocupados y a terminar las cosas que nos proponemos sin posponerlas. Sin una rutina diaria, puedes deambular sin rumbo, en lugar de enfocarte en tareas que te llevan por el camino correcto para cumplir tus metas.

Si trabajas desde casa, es muy fácil distraerse de la rutina, pues tienes tu propio horario. Es mucho más importante tener una rutina y trabajar disciplinadamente para no salirse de ella. Ya sea que trabajes desde casa, o que te quedes a cuidar a tu familia, un horario diario es vital. Seguir con un horario te ayudará a complir tus metas diarias, mensuales y anuales.

  • Define metas para ti, tu familia y tu carrera.

Sin metas, no tienes nada para qué trabajar y te vas a sentir perdido y sin propósito. ¡Esto si que saca de balance! Algunas metas que puedes ponerte son:

  • Perder peso
  • Empezar un nuevo negocio
  • Comprar una casa nueva
  • Comprar un auto nuevo
  • Establecer un presupuesto y no salirse de él
  • Conseguir un aumento de sueldo
  • Conseguir una promoción en el trabajo
  • Aprender una nueva habilidad
  • Escribir un libro

Estas son sólo algunas ideas para que empieces a pensar en todas las posibilidades que tienes para acercarte a una vida balanceada.

Tener una vida balanceada requiere atención constante y mucha resistencia. No dejes que las ocupaciones de la vida diaria te distraigan de vivir la vida al máximo. Puedes cumplirlo si trabajas en ello. Sigue intentándolo y te sorprenderás de la estabilidad que puedes tener.

Leer más

Poquito a poco es mejor que nunca

¿Alguna vez postergas las cosas? ¿Te gustaría poner un alto a este hábito que te hace perder el tiempo? Puedes progresar hoy al desmenuzar tu lista de pendientes en tareas pequeñas.

Funciona así:

Una tarea pequeña es una tarea tan chica que no podrías hacerla más pequeña sin ser un tonto acerca de ella. Hablarle a un proveedor para preguntar algo específico sería un ejemplo de una tarea pequeña. En general, las tareas pequeñas se logran en 15 minutos o menos.

Esta técnica de manejo del tiempo enfrenta una de las causas más comunes de la postergación en proyectos más grandes: la incertidumbre acerca de dónde comenzar. Por ejemplo, escribir un libro es una secuencia de tareas alcanzables, pero a la gente frecuentemente se le hace difícil hasta comenzar un proyecto aparentemente tan grande.

De manera ideal, planearías el proceso completo desde el inicio hasta el final. Esto no siempre será posible; algunos proyectos tienen mucha incertidumbre para que sea posible predecir el proceso completo desde el comienzo. Pero aún así puedes desarrollar una lista de pendientes por hasta donde logres ver. En algún punto podrás ver más lejos aún y desarrollar nuevas tareas pequeñas.

Veamos un ejemplo simple: las compras de Navidad. Este es un ejemplo de cómo sería tu lista de tareas pequeñas:

  • Hacer un presupuesto para todas tus compras navideñas.
  • Hacer una lista de todas las personas para quienes vas a comprar algo.
  • Decidir qué tiendas serán mejores para cada artículo.
  • Organizar todos los artículos por tienda para que sólo tenga que ir a cada tienda una vez.
  • Desarrollar un horario de compras.
  • El 1 de diciembre iré a Wal-Mart y Best Buy a comprar esos artículos.
  • El 8 de diciembre iré al centro comercial y compraré todos los artículos de la lista que son de ahí.

Manejar para llegar a la tienda y hacer las compras muy probablemente se lleve  más de 15 minutos, así que eres bienvenido a desmenuzar más la lista tanto cuanto lo desees.

Una buena regla es que si pensar en el hecho de completar la tarea te llena de angustia, entonces te podrás sentir menos intimidado si el proceso lo separas en tareas más chicas.

Más Beneficios de las Listas de Tareas Pequeñas

Una lista de tareas pequeñas es como una receta; todo lo que tienes que hacer es seguir la lista. Cuando llegues al final, ya habrás terminado. Ninguna de las tareas deberá de tomarte mucho tiempo o ser tan compleja que dudes en completar el paso.

Un beneficio agregado de hacer tal lista es que tendrás una excelente idea de qué tanto tiempo te tomará el proyecto completo. Dar una estimación precisa del tiempo sin haber realmente considerado todas las tareas que comprende, puede parecer retador.

Hacer una lista de tareas pequeñas también puede ser una manera efectiva de planear tu día. Aun si no piensas que esto funcionará para ti, pruébalo por unos días y observa.

La tarde anterior, haz una lista de todas las tareas que tienes que hacer al día siguiente. Esto probablemente signifique una lista de 50 tareas o más. Esto seguramente será sobresaturación, pero inténtalo de todas maneras. Siempre podrás reducir las cosas si es necesario. Si frecuentemente sientes que no logras hacer algo, esta puede ser una gran herramienta para aplicar diariamente.

Las tareas pequeñas son una forma viable de completar proyectos grandes o complejos.

Al desmenuzar todo en componentes simples, pequeños y manejables, será más probable que no postergues. Para mucha gente, esta es una manera muy efectiva de siempre lograr hacer muchas cosas. Intenta hacer tareas pequeñas en lugar de muchas tareas al mismo tiempo, y ¡observa cómo crece tu eficiencia!

Leer más

Elimina el “mañanitis” con estos consejos

Seguramente has postergado las cosas en algún punto – o tal vez lo hagas todo el tiempo. Incluso si eres uno de esos tipos raros que postergan las tareas muy de vez en cuándo, estos consejos te ayudarán a manejar mejor tu tiempo.

Cumplir con todas tus tareas a tiempo es una señal de que tienes buen control sobre ti y tu vida. ¡Disfrutarás sentirte más en control de tu vida! Te librarás de ese caos común que viene cuando tienes cerca una fecha de entrega o terminas una tarea tarde.

Al seguir estos consejos, vas a lograr reducir la postergación y dejarla donde se merece estar – en tu pasado:

  • Mucho tiene que ver el dolor. ¿Ahora o después? ¿Quieres sufrir ahora o sufrir después? Los que terminan las cosas a tiempo, quieren deshacerse del sufrimiento tan pronto sea posible. Los que postergan prefieren esperar.

* Si postergas las tareas seguido, seguramente eres de los que se activan cuando el dolor de hacer algo es menor al de no hacerlo. Lo más irónico es que al esperar, el dolor será más grande que si la tarea se hubiera hecho desde antes.

* Hacer las cosas a tiempo es mucho más sensato. Sufrirás menos en el largo plazo y no tendrás esa carga mental de arrastrar el pensamiento de la tarea en tu cabeza por días o semanas.

  • Cambia tu forma de pensar. En lugar de pensar en lo mucho que no quieres hacerlo, intenta enfocarte en lo bien que te sentirás cuando acabes.

* Trata de asociar tantos sentimientos positivos como sea posible al terminar el trabajo y quitártelo de encima. Cuando piensas acerca de la tarea y tienes un pensamiento positivo de ella, se terminará muy rápido.

* De la misma forma, trata de asociar el dolor con terminar las cosas tarde o a la última hora. Imagina cómo te sentirás cuando sea tarde. ¿Cuáles serán las consecuencias?

  • Sólo empieza. Siquiera empezar el trabajo de una tarea muy pesada puede ser muy difícil. Haz lo que sea necesario para obligarte a comenzar con ella. Una vez que empiezas, puedes establecer un ritmo para que sea más sencillo.

* Trata de programar un horario en donde tengas un avance de 10% diario, o date un premio cuando llegues a cierta cantidad de trabajo realizada.

* Muchas veces te darás cuenta que simplemente por empezar, el reto se disminuye a menos de lo que pensabas. El primer paso siempre parece el más difícil.

  • Pide ayuda. A veces involucrar a más personas puede ser motivador. Tal vez un amigo te puede ayudar a lograr terminar tus deberes. Cuando evitas sentirte abandonado en esa situación, puedes facilitar el reto de terminar la tarea en cuestión.
  • Haz una lista de las formas en que pierdes el tiempo. Sólo el hecho de darte cuenta de las cosas que haces en lugar de tus deberes, hará más fácil que te des cuenta cuando te desvías.

* Algunas formas comunes de perder el tiempo son en la televisión, en internet, correos electrónicos, salidas de compras sin propósito, y más. Si conoces tus malos hábitos, será más fácil identificarlos cuando los hagas.

  • Dale seguimiento a tu progreso diario. No podrías intentar bajar de peso sin ver la báscula de vez en cuándo. Mide tu progreso todos los días, para que siempre sepas qué tan lejos estás de terminar.

La postergación de tareas no tiene que ser parte constante de tu vida. Enfócate en lo bien que te sentirás cuando termines tus deberes. Los consejos que te comparto son un buen punto de partida. Si puedes dejar de requerir la motivación de la adrenalina que viene con el estrés para comenzar tus tareas, te sentirás con un mayor control sobre los deberes de tu vida. ¡Empieza a llevarlos a cabo desde ahora!

Leer más

Vive con Confianza Poniendo en Order Tus Pendientes

Al acercarse un nuevo año, seguramente estarás reflexionando acerca de cómo vivir una mejor vida. Ya sea que busques conveniencia, efectividad, o éxito con tus metas, considera usar listas de pendientes. Aunque tengas excelente memoria, la mente siempre puede beneficiarse con un poco de ayuda para retener todo lo que necesitas hacer.

Si usas listas de pendientes, sentirás la confianza de que nada se te escapará. Además, no tratar de recordar cada cosa te ayudará a reducir el estrés.

Poner las cosas en papel significa que no tienes que gastar tu energía valiosa en tratar de recordar montones de pequeños detalles y tareas por hacer. En lugar de eso, con toda confianza puedes lograr proyectos y metas diarias con un esfuerzo mínimo. De esta manera ahorras tu energía para las cosas grandes, las que realmente importan.

Con el tiempo, al usar tu lista de pendientes para los logros diarios, notarás un incremento en tu confianza. Tiene sentido que si logras más en un día, te sentirás mejor con respecto a ti mismo.

Prueba este sistema simple y efectivo:

  • Compra un cuaderno de espiral. Escribe “Lista de Pendientes” en la portada con letras grandes. Usa este cuaderno solamente para esto.
  • Compra el tamaño de cuaderno que sea más conveniente para ti. Si te gusta un cuaderno grande de 8 ½ x 11, ¡adelante! Si prefieres uno que te quepa en tu bolsa, ese también está bien.
  • Haz un compromiso contigo mismo. Siempre usa tu cuaderno como tu lista de pendientes. Evita escribir tu lista en pedazos de papel aquí y allá. Escribe tu nombre en el cuaderno.
  • Tu Lista de Pendientes es la clave para que tengas más éxito en todo lo que hagas. Nada te da más confianza que el saber que podrás lograr cada una de tus metas. Todo lo que tienes que hacer es anotar tareas que deban de cumplirse y metas que deban de lograrse. ¡Después hazlas!
  • Comienza a usar tu Lista de Pendientes hoy. Abre tu cuaderno, y en la primera hoja comienza a anotar todas las tareas que quieres completar. No te preocupes por proyectos grandes comparados con tareas pequeñas. No importa cuántas hojas te lleves para pensar acerca de cada uno de los proyectos/tareas/diligencias que quieras terminar.
  • Celebra completar tareas. Cuando terminas una tarea, táchala de la lista.
  • Al aprender a depender de tu Lista de Pendientes, descubrirás que te preocupas menos acerca de si terminarás las tareas. Tu confianza crecerá al ir aprendiendo que cuando está en la lista, se hará. Además, tachar una tarea completada forjará sentimientos de éxito.
  • Arranca las páginas viejas. Con el tiempo, comenzarás a tener páginas en donde cada tarea ha sido terminada y tachada.
  • Es un sentimiento asombroso comprender que estás logrando cosas cada día. Claro, algunos días lograrás más cosas que en otros, pero aun así, estás haciendo algo de lo que debes de sentirte orgulloso. ¿Quién se hubiera imaginado que te sentirías con tanta confianza, solamente por arrancar una hoja de un cuaderno de espiral?

Una simple Lista de Pendientes impulsará tu confianza de muchas maneras diferentes. Te sentirás orgulloso de haber planeado con anticipación y haber llevado a cabo tus tareas. Además, terminar cada tarea y deshacerte de toda una hoja de tareas terminadas impulsará tu confianza enormemente.

Escribir lo que quieres lograr en un día puede ser una parte esencial de una vida organizada, efectiva y de auto-confianza. Comienza a vivir este día y cada día con más optimismo y confianza al hacer uso de Listas de Pendientes.

Leer más

Maximiza tu tiempo

¿Alguna vez has planeado llevarte una hora en hacer algo, pero en realidad te toma cuatro horas hacerlo? O tal vez asignaste una hora para terminar un trabajo que solamente te tomó 10 minutos hacer.

Calcular el tiempo que te puede llevar hacer alguna tarea puede ser muy importante, especialmente en el trabajo. ¿Cómo puedes mejorar en el cálculo del tiempo?

Como cualquier otra cosa, hay varias maneras de mejorar. Usa estas cuatro sugerencias y estarás camino a dominar tu tiempo.

  • Mide en dónde estás ahora. Comienza por calcular cuánto tiempo crees que te tome hacer varias tareas cada día. Después registra cuánto tiempo realmente te llevó hacerlas. Finalmente, para tener tu “factor tiempo”, o cuánta diferencia hubo entre los dos, divide tu cálculo entre el tiempo real usado.
  • Imagina que decides cambiar el aceite de tu carro. Crees que ese cambio de aceite te llevará 45 minutos, pero requiere 60 minutos. Tu factor tiempo será 1.33 (la tarea te tomó 33% más tiempo que el planeado).
  • Seguramente verás una amplia variedad de factores tiempo. Pero si sumas todo a lo largo de una semana (tal como 55 horas reales contra 38 horas planeadas), seguramente verás cantidades de factor similares semana a semana.
  • Puedes entonces aplicar el factor tiempo a grupos grandes de tareas, tales como esas que harías en un día o en una semana. Y aunque tu factor tiempo no será exacto para cada una de las tareas, sí te da un buen punto de partida. Tendrás una mejor idea de si generalmente calculas tiempo de más o de menos.
  • Reconoce el nivel de detalle. Separa las tareas hasta lograr niveles apropiados. Las tareas que son muy grandes te llevarán a pasar por alto muchos detalles, que cada uno toma tiempo. Por otro lado, si separas las tareas muy específicamente, te absorberá la minuciosidad. La experiencia y la práctica te ayudarán a determinar un nivel exacto de detalle.
  • Para un cálculo más exacto, evita que tus bloques de tiempo sean muy grandes. Para la mayoría de la gente, una tarea que les lleva de una a dos horas es buena. También ten en mente que si te disparas 25% para una tarea de una hora, sólo estarás 15 minutos atrasado en tu programa. Si te disparas 25% en una tarea de 8 horas, entonces estás 2 horas atrasado en tu programa.
  • Fija metas específicas. Si no puedes estar seguro del momento en el que la tarea esté completa, no puedes esperar hacer un buen cálculo del tiempo.
  • Algunos ejemplos:

“Hacer llamadas para ventas.” – No específico, muy amplio

“Hacer cinco llamadas para ventas.” – Ahora sí estás siendo muy claro respecto a cuándo se termina la tarea.

  • Un truco para saber que vas por buen camino: debes de poder verbalizar la primera y última acción que se necesitan hacer. Si sabes exactamente cómo comenzar y cómo terminar, sabrás exactamente cuándo has completado la tarea.
  • Recuerda incluir cualquier tiempo de limpieza. Te podrá llevar solamente 15 minutos cambiar el aceite de tu carro, pero ¿qué hay del tiempo para guardar todo, deshacerte del aceite usado, y lavarte?
  • Registra los resultados pasados. Si aspiraste toda la casa la semana pasada y te llevó 72 minutos hacerlo, entonces ese puede ser un buen cálculo para usar la siguiente vez que lo hagas. Mucha de nuestra vida consiste en tareas que hacemos una y otra vez. Si te mides, puedes usar esa información en el futuro.
  • Tener esta información también hace mucho más fácil planear el día. Seguramente no planearás de más ni de menos.

Hacer cálculos de tiempo más exactos es una habilidad muy valiosa. Con esta habilidad, puedes ser mucho más productivo y confiable. Además, ¡tu jefe estará emocionado si comienzas a tener todo hecho cuando dices que lo tendrás hecho! Aunque el manejo efectivo del tiempo requiere práctica, verdaderamente vale la pena el esfuerzo.

Leer más
Como obtener mayor resultados administrando tu tiempo

Como obtener mayor resultados administrando tu tiempo

¿Alguna vez sientes que tu nivel de productividad está bajando un poco? Pensaste que ibas a hacer cuatro proyectos hoy pero solamente completaste dos. Te preguntas dónde se va el tiempo y has notado que te sientes decepcionado de ti y de la manera como te desempeñas en el trabajo y en casa.

Así que, ¿qué puedes hacer para incrementar tu eficiencia y lograr más de tu vida?

Usa estas sugerencias como inspiración:

  • Pisa fuerte. Prepárate para ponerte a trabajar al momento en que llegues, ya sea que vayas al trabajo o a la casa. Usando el ejemplo del trabajo, imagínate manejando desde o hacia la oficina. Piensa cómo será todo cuando llegues ahí.
  • ¿Tienes tres enormes pilas de papeles en los que tienes que trabajar? Piensa qué harás primero. Tal vez puedes completar ese proyecto que comenzaste el viernes pasado con sólo un par de horas más de trabajo. Pon tu mente delante de la llegada de tu cuerpo para que puedas comenzar pronto.
  • Aprende a anticipar. Cuando ponderas lo que sucederá en cuanto llegues, estarás listo para enfrentar cualquier reto que esté teniendo lugar en ese momento. Podrás pensar, “Sé que los niños tendrán hambre. Sacaré esa ensalada de frutas de ayer y les daré vasos con jugo inmediatamente para que pueda echar la ropa a la lavadora.” Anticipa lo que podrá suceder.
  • Desarrolla un método para llevar registro de las tareas que te funcione. Ya sea que grabes tu lista en tu Smartphone, lo anotes en tu agenda, o lo lleves en un cuaderno de espiral, tener una lista actual para ver o escuchar te ayudará a hacer más cosas.
  • Tener alguna forma de tachar cosas hechas es de mucha ayuda para que sepas inmediatamente qué cosas has hecho y cuáles todavía quedan por hacer.
  • Prueba varios métodos hasta que encuentres la lista que sea más fácil para ti usar. No hay una solución única para todos en esto. La que te ayude a lograr más es la que te funciona.
  • Educadamente diles a los demás que no “tienes un minuto”. Si estás en el trabajo y la gente llega a tu oficina para platicar, siéntete con la libertad de decirles, “Lo siento. No puedo platicar en este momento pero me encantaría comer juntos hoy y escuchar más acerca de esto.” Cuando no te permites ser interrumpido, logras terminar muchas cosas más. Además, los otros aprenderán a evitar interrumpirte en tu tiempo de trabajo.
  • Mantén las juntas breves. Si estás en la posición de tener control sobre las juntas en el trabajo, fíjate la meta de que duren un máximo de 30 minutos. Si llegas a las juntas con una orden del día, estarás listo para cubrir todos los puntos rápidamente.
  • Refuerza tus esfuerzos para los logros. Alábate cada día. Tal vez terminaste un proyecto del trabajo en el cual has estado trabajando durante varias semanas, o cocinaste una comida extraordinaria para amistades y familia. Reconoce los esfuerzos que haces para terminar tareas.
  • Permítete mucho tiempo en la mañana. Si necesitas una hora para ducharte, desayunar y hacer tu lista de pendientes para el día, entonces levántate con el tiempo suficiente para que tengas tu hora completa. Cuando respetas tus propias necesidades, estarás emocionalmente mejor preparado para lograr las cosas.

Aunque sientas que nunca logras algo, la buena noticia es que tienes muchas opciones cuando se trata de incrementar tu eficiencia. Tal vez cuando estés leyendo esta lista te inspiraste para pensar en tus propios métodos para lograr más en un día. ¡Eso es grandioso! Pruébalos todos. Las estrategias que funcionan para ti son con las que vale la pena continuar.

Si te esfuerzas por cambiar tu forma de enfrentar las cosas, te sorprenderás gratamente cuando veas que logras hacer más cada día.

Leer más

Escucha en vivo

DESCARGA EL APP DE CARLOS