La mayoría de las personas se quejan de su situación, pero no se dan cuenta de que están así porque hacen lo mismo de siempre y siguen el mismo camino que todos. Si quieres lograr algo distinto, debes hacer las cosas de forma totalmente diferente, no de la manera en que estás acostumbrado. Tristemente, lo…

Leer más
Innovar te llevará a triunfar

Innovar te llevará a triunfar

La mayoría de las personas se quejan de su situación, pero no se dan cuenta de que están así porque hacen lo mismo de siempre y siguen el mismo camino que todos. Si quieres lograr algo distinto, debes hacer las cosas de forma totalmente diferente, no de la manera en que estás acostumbrado.

Tristemente, lo que más desea el ser humano es crecer y desarrollarse, pero a lo que más resiste es a actuar para lograrlo. La gente anhela tener los resultados, sin esforzarse; todos quieren un cuerpazo, sin sudar, o tener mucho dinero, sin sacrificarse.

Tu vida no cambiará, los problemas seguirán y la historia se repetirá, mientras permanezcas igual; para alcanzar tus sueños, tienes que evitar la trampa de ser tradicional y desarrollar el músculo de la innovación.

Estos puntos te permitirán innovar en el área empresarial, poniéndote la cachucha empresarial o haciendo que tu negocio crezca:

  1. Identifica a quién le quieres vender, elige la industria en la que deseas incursionar.
  2. Selecciona una categoría, dentro de esa industria. La industria de belleza, por ejemplo, es muy grande; está conformada por cremas, cosméticos y uñas, entre otros, y debes inclinarte por uno.
  3. Descubre cómo puedes ayudar a las personas que tienen un problema o una necesidad relacionada con lo que elegiste. Antes que nada, piensa con claridad y decide cómo les vas a ayudar, y de ahí nacerá el producto. El empresario que más genera dinero es el que piensa primero en su futura clientela. Deja de ver la vida como un consumidor, y adquiere la mentalidad de emprendedor. Las personas te pagarán, incluso más dinero que a tu competencia si les ofreces ventajas; si entiendes muy bien las necesidades de la gente y les das una solución, vas a vender. El consumidor inmediatamente piensa en el dinero, porque espera que el proyecto empresarial que tiene lo saque del hoyo y pone como prioridad sus ingresos. Yo entiendo que la gente está cansada de trabajar y ansía crear algo, pero si empiezas así, las cosas no van a terminar bien y, al final, no lograrás tu objetivo económico.
  4. Evita copiar lo que ya existe o terminarás vendiendo lo mismo que los demás. Muchos emprendedores fracasan de inmediato, porque solo roban las ideas; ven que algo deja dinero y deciden comercializarlo, pero así siguen el camino por el que ya van todos y nunca conseguen que fluya el dinero.

 

Leer más
Emprende sin morir en el intento

Emprende sin morir en el intento

Para emprender, tienes que pisarle al gas el doble. Esforzarte hasta el límite es lo que te llevará al éxito. Los empleados laboran ocho horas al día, mientras que los empresarios deben dedicar, por lo menos, 10 horas diarias a su proyecto.

 

El problema es que tenemos la fantasía de que poner un negocio significa menos trabajo y más tiempo libre para disfrutar la fortuna que harás como dueño de una compañía. Nada está más alejado de la realidad que esa idea; te advierto que deberás trabajar muy duro. Yo, por ejemplo, llevo 20 años en los negocios y sigo trabajando igual que antes o, incluso, más.

 

 

Pensamos que la vida empresarial es fácil, pero implica mucho aprendizaje y dominio de aspectos complicados, de los cuales probablemente sabes poco. Para resistir en ese mundo, debes prestar atención a tus acciones y cubrir ciertos puntos fundamentales; de esta manera, nunca tirarás la toalla:

 

  1. Busca clientes potenciales. A fin de triunfar, debes tener contacto, mínimo, con 40 personas nuevas, todos los días. Recuerda que quien tiene el dinero es la gente, especialmente la que no conoces. Pensar que ya cuentas con una clientela, la cual te mantendrá a flote, es la ideología incorrecta; generar una gran cantidad de consumidores de tu producto o servicio te llevará al próximo nivel.
  2. Establece un plan de negocios. Medir y controlar permite que las cosas sean dinámicas y crezcan; además, debes rendir a cierto grado, generar ciertas cantidades y alcanzar metas para lograr lo que deseas. Algunas personas se quejan de la economía, pero otras venden lo mismo y les va muy bien; la diferencia es que las segundas han encontrado la fórmula adecuada y la aplica, mientras que las primeras no. Así que supera lo que ya has conseguido y perfecciona lo que haces constantemente.
  3. Arregla tus fallas con preparación. Analiza qué necesitas y dedica una hora al día a mejorarlo. Lee sobre lo que más te haga falta aprender y ve documentales que te motiven y te ayuden. Debes dominar tu mente; si no te controlará a ti. Existe mucha negatividad y debes estar listo para afrontarla, con constante información positiva; así, cuando llegue la duda, la arrojarás por la ventana.

 

Leer más
El camino al éxito empieza con un paso

El camino al éxito empieza con un paso

En algunas ocasiones, quisiera regresar al pasado y cambiar ciertas cosas, pues he perdido varias oportunidades de lograr mis objetivos, pero no puedo, así que elijo enfocarme crear un futuro mejor.

Aunque tuve logros, el año pasado estuve en stand by e, igual que yo, seguramente tú tampoco estuviste al 100, por lo cual es momento de pisarle al gas.

Lograr que este año sea uno de los mejores, con grandes triunfos, es sencillo. Para que lo hagas, te comparto los tres puntos de mi fórmula secreta:

  1. Realismo. Sobrestimarse es el primer error. La motivación te eleva tanto el estado de ánimo que piensas que puedes todo, te avientas a ciegas y sufres una fuerte caída. Debes saber claramente tus fortalezas, talento, cualidades, conocimiento y capacidad, así como tus limitaciones. Yo perdí peso hasta que cambié el propósito de hacer ejercicio tres veces al día por el de caminar una cuadra, una vez a la semana; al lograrlo, me sentía exitoso, lo hacía con gusto y hasta superaba mis metas. Comprométete a dar pasos, aunque sean pequeños.
  2. Independencia. Evita depender de alguien o de algo para que tu negocio funcione. Tu camino hacia el éxito debe fluir sin importar los factores externos, pues son imposibles de controlar y predecir. Muchas veces, las personas eligen metas con barreras para poder justificar sus fallas, pero solo tú tienes la culpa de tu falta de acción y tus fracasos.
  3. Claridad. Tus ideas y propósitos deben estar definidos. Es como tener un GPS; te lleva al punto que programes, pero primero debes tener un destino. Si no sabes a dónde quieres llegar, nadie te podrá ayudar y siempre estarás lejos de lograrlo. Tus objetivos deben ser tangibles, para que sea visible y posible para tu mente; una vez que lo consigas, podrás incrementar el tamaño de tus sueños. Tener ingresos altísimos de un día para otro es irreal. Comienza con metas prácticas y, una vez que las cumplas, establece otras más altas. Tu vida cambiaría si generaras 500 dólares extra al mes y podrías partir de ahí. Lo importante es el comienzo. Aprender a generar más dinero del sueldo de que recibes es el inicio; una vez que lo obtengas, sabrás el secreto y podrás tener cada vez más.

 

Leer más
Despierta, cambia y emprende

Despierta, cambia y emprende

Mis comienzos en el mundo del emprendimiento fueron cuando era un niño. Cuando tenía 13 años, la situación que atravesaba mi familia me llevó a la conclusión de que trabajar arduamente para alguien más no me ayudaría a salir adelante.

 

Todo el tiempo veía a mi papá trabajar dos turnos por un sueldo mínimo, y llegar a casa de madrugada. Ya que mi hermano y yo crecimos, mi mamá comenzó trabajar en un hotel, limpiando habitaciones, hasta el cansancio.

 

Ambos me decían que, si trabajaba duro, podría lograr lo que yo quisiera, pero me di cuenta de que no era cierto; ellos se esforzaban al máximo día y noche, y aunque teníamos techo y comida, estábamos lejos de estar en una situación privilegiada.

 

En San Pedro, California, donde crecí, no veía la pobreza, porque vivía dentro de esta, pero en la escuela, conocí otro segmento de la población: había niños que se vestían mejor, vacacionaban en lugares maravillosos y sus papás tenían carrazos. Vi otra manera de vivir, y decidí que quería entrar a ese mundo.

A fin de lograrlo, tuve que cambiar el chip que mi familia había implantado en mi mente desde que nací y borrar todas las ideas que tenía hasta el momento.

 

Como muchos latinos, mis papás estaban tan preocupados por darnos lo que necesitábamos que se olvidaron de la razón por la cual cruzaron la frontera y comenzaron de nuevo. Con el tiempo, la gente se convierte en experta en consumismo y deja de lado sus anhelos.

 

El mayor problema es la percepción que las personas tienen sobre el manejo del dinero; al pobre le fascina endeudarse. Por eso, mi batalla principal es contra esa mentalidad. Me entristece encontrarla hasta en mis alumnos. En las giras empresariales, en lugar de ver las posibilidades que los proveedores ofrecen y lo que pueden lograr, cuestionan si en realidad harán dinero; minimizan el hecho de que, vendiendo esos artículos, muchos han ganado más de un millón de dólares.

 

Lo que te detiene y no te permite ver más allá de tu realidad inmediata es, precisamente, esa manera de pensar. Mientras sigas guiándote por dichas ideas, te mantendrás en el mismo punto, sin crecer. Solo lograrás el éxito si consigues eliminarlas y llenar tu mente con pensamientos de emprendimiento.

 

Leer más
Cambia tu mentalidad, para cambiar tu realidad

Cambia tu mentalidad, para cambiar tu realidad

Muchas personas deseaban que acabara 2017 y comenzara el nuevo año para que cambiaran las cosas, pero quien solo espera que algo suceda, no recibirá nada. Las cosas no mejoran solas; las personas crecen y hacen modificaciones a su entorno. Además, ¿para qué quieres un año nuevo, si vas a seguir teniendo una mentalidad vieja? De nada te sirve un nuevo momento, si sigues en lo antiguo.

 

Aunque parece que existen muchas barreras que te separan de tu propósito, lo que en realidad te aleja de tus sueños es tu mentalidad. Te aseguro que, en alguna etapa de tu vida, has logrado tener 100, 500 o 1000 dólares, pero en lugar de hacerlos crecer, los gastaste.

 

Durante el tiempo que he vivido en México, me di cuenta de que en hay muchísimo dinero; incluso, quienes se quejan de que no tienen dinero usan un iPhone, tenis Nike y computadoras Mac. El rico tiene dinero gracias al pobre, porque este se mata trabajando para emularlo, y eso es el camino hacia el fracaso.

Algo que debe terminarse es que la mayoría de los negocios se alimentan de las clases media y baja. Deseo que, en lugar de que trabajes para comprarte teléfonos o ropa costosos, inviertas tu quincena y la dupliques o tripliques, pero no podrás generar más hasta que aprendas cómo multiplicar lo que ya tienes.

 

El dinero es una semilla, la cual tiene el propósito de crecer, pero tristemente, muere en las manos de los pobres.

 

La diferencia entre quienes amasan una gran riqueza y el resto de la población es, precisamente, el pensamiento. Si los pobres recibieran el dinero de los más afortunados, en poco tiempo, los recursos regresarían a los bolsillos de los ricos, no porque sean tontos o atrasados, sino porque han sido programados para enamorarse de lo que no tienen y para que, tan pronto reciban dinero, corran a gastarlo. En cambio, los ricos son capacitados para tener hábitos diferentes, con estilo de vida activo y sano.

 

El pobre está esclavizado y la única forma de romper las cadenas que lo atan es cambiar su perspectiva y filosofía. De la manera en que haces una cosa, haces todas; y si tienes una mentalidad de pobre, actuarás como pobre y nunca podrás salir de la pobreza.

 

Leer más
Atrévete a hacerte rico

Atrévete a hacerte rico

Para ayudarte a resolver las preguntas del millón (“¿qué vender?” y “¿cómo generar dinero?”), te voy a contar la historia de Ryan Grant, un joven contador de 28 años, quien ha generado millones de dólares de una manera sorprendente, ya que comenzó comprando mercancía en una tienda que seguramente visitas siempre: Walmart.

 

Él comprendió que no se iba a hacer rico contando dinero ajeno; entendió que debía actuar. Igual que muchas personas, no se consideraba bueno para los negocios ni para ser independiente, pero sabía que podía conseguir productos y que otras personas las distribuyeran por él, aunque no tenía conocimientos respecto a adquirir artículos por mayoreo o importar de China.

 

Al ver que todo mundo compraba en línea, se le ocurrió ir a Walmart y escanear los productos con su teléfono celular, mediante la aplicación Profit Bandit, la cual te dice el precio que tiene cierto artículo en Amazon.

 

Haciendo cuentas del costo en el supermercado, el precio en línea y el gasto por el pago a la plataforma, notó que había oportunidad de generar ganancias. Este año, obtuvo ocho millones de dólares en ventas.

 

 

De esta experiencia, descubrió que su éxito radicó en estos tres puntos clave:

  1. Evita complicarlo. La única persona que se interpone en tu camino y puede arruinarlo eres tú. Aprovecha las oportunidades de hacer negocio, sin mayor dificultad. Ryan no pensó en hacerse rico, solamente quiso poner a trabajar su dinero; así de simple.
  2. Asignarte un salario. Él se paga el mismo sueldo que ganaba cuando trabajaba como contador; no más. La mayoría comenzaría a gastar el dinero e, incluso, hasta se endeudaría; eso implica invertir dinero y energía, que te harán falta en el futuro. Debes tener tus finanzas en orden y vivir dentro de un presupuesto.
  3. Seleccionar un nicho. Dirigirte a todos provoca que muy poca gente te aprecie y carezcas de exclusividad; además, venderle a quien no está dispuesto a pagar por tu producto o no lo utiliza hace que pierdas el enfoque. Para comenzar, pregúntate qué segmento de la población tiene una necesidad y requiere una solución.

 

Siguiendo estos principios, Ryan Grant, alguien normal, como tú y yo, logró algo grandioso, de la nada. Esto nos demuestra que existen oportunidades similares a nuestro alrededor; solo debes ser capaz de descubrirlas y actuar sin miedo.

Leer más
“Carlos es una inspiración a aventarnos”

“Carlos es una inspiración a aventarnos”

Apolinar Mesinas tiene 36 años y nació en Oaxaca, México, pero se fue a Estados Unidos a los 13 años; desde entonces reside en Los Ángeles, California. Al llegar, comenzó a trabajar lavando platos, y durante 20 años, siguió trabajando en restaurantes, preparando alimentos, atendiendo a los comensales, cobrando en la caja y limpiando mesas, hasta hace dos años.

Estaba harto y frustrado por laborar en la empresa de alguien más, pues no podía salir adelante. “Es injusto, ganas lo mismo que quienes hacen nada, y no progresas; en cambio, cuando te dedicas a lo tuyo, los resultados dependen de las ganas que le echas. Veía a personas exitosas y me preguntaba por qué ellas habían podido y yo no. Me di cuenta de que había dejado pasar mucho tiempo y decidí cambiar mi realidad; comencé a trabajar en lo mío y me enfoqué por completo a esto. Aunque no lo parezca, es algo fácil de realizar; vivir con un salario mínimo que no alcanza es lo difícil”.

Con una inversión muy pequeña, menos de 80 dólares, Apolinar compró a un distribuidor seis quesillos y 100 tlayudas, los cuales vendió enseguida, duplicando su inversión y utilizándola para comprar el doble de producto. Al ver que obtenía buenas ganancias, en pocos meses, se olvidó del intermediario e inició su propio servicio de importación desde Oaxaca, a fin de tener mayores ingresos y avanzar más, surtiendo a los negocios en Los Ángeles, para que ellos se enfocaran en expandirse, en lugar de pensar en traer y transportar la mercancía.

“Fuimos creciendo un 10% cada mes, hasta que dimos un brinco un año después, cuando empezamos a ofrecer el servicio de paquetería, a petición de los clientes, y nos ha funcionado de maravilla. Como dice Carlos Márquez, una cosa te lleva a la otra; esta ha sido la mayor enseñanza que me ha dado, aunque al principio no me convencía. He desviado el objetivo que tenía a lo que ha funcionado mejor y , con el tiempo, vi que dar un paso me lleva a mucho. La mayoría de las veces empiezas con una cosa, pero el mercado te exige otra, y te tienes que adaptar”.

En una reunión, un sobrino le sugirió crear su propia marca y le habló del trabajo que realiza Carlos con los emprendedores. Le interesó tanto que, inmediatamente, reservó un lugar para Construye Tu Marca. Llegó al taller con la idea de crear una marca de mezcal, pero Carlos le sugirió vender miel de abeja, bajo el nombre de B’organics Imports. Ahora la comercializa en Amazon, en sus redes sociales y en su página.

 

 

Después, decidió ofrecer más de lo que da su tierra con una marca más tradicional, Zapotec Kitchen, mediante la cual ofrece café de olla, chocolate en polvo y cacao. Debido al éxito que han tenido y viendo su potencial, pretende agregar más productos y distribuirlos por todo Estados Unidos.

Durante su faceta como empresario, se ha enfrentado a diversos obstáculos, como carecer de un mentor y la falta de conocimientos de los procesos, pero asegura que todo vale la pena; de hecho, si pudiera hacer todo de nuevo, “no trabajaría para alguien más, empezaría mucho antes y me dedicaría a aprender la manera de desarrollar mis proyectos”.

“Para comenzar en el mundo del emprendimiento, recomiendo no pensar en el dinero, sino en la necesidad de una persona o un grupo. El bienestar y la libertad económica vienen de resolver los problemas de alguien. No vendas, mejor sírvele”. Agrega que, con el objetivo de tener resultados, se requiere hacer un plan de acción que empiece por uno mismo, tener persistencia y organización, estar dispuesto a hacer sacrificios y olvidar los pretextos, la flojera y la desidia.

Respecto al papel que Carlos Márquez ha jugado en su vida, Apolinar relata que, con el taller Amazon Expert, le abrió las puertas al mundo en línea; “yo no sabía sobre el tema, pero Carlos me hizo despertar y comenzar a apostarle al comercio digital; además, me enseñó lo que necesitaba para mover mis productos por internet”. En la Gira Empresarial Los Ángeles, aprendió la realidad del mundo empresarial y cambió su visión de consumidor por la de empresario; mientras que en Construye Tu Marca, dio el primer paso para dejar de trabajar algún día, fundando las bases de su legado.

“El punto al que ha llegado Carlos, tomando en cuenta sus humildes comienzos, es inspirador para mí; es el tipo de personas que respeto y con el cual me siento identificado”, dice Apolinar, así que seguirá aventándose, como sugiere Carlos; gracias a ello ahora tiene más autoestima y confianza. Sabe que le falta mucho, pero tiene la certeza de que seguir por este camino lo llevará a alcanzar el éxito que siempre ha soñado.

Leer más
“Las enseñanzas de Carlos me impulsan a triunfar”

“Las enseñanzas de Carlos me impulsan a triunfar”

Cuando tenía 19 años, Sonia Mejía dejó su país natal, El Salvador, en busca de mejores condiciones, para irse a México, donde se casó, tuvo dos hijos, estudió Contabilidad y puso una tienda de abarrotes.

10 años después, la situación también se puso difícil en México, así que, junto con su familia, se mudó a Estados Unidos. En Texas, trabajó en un vivero, donde vio la oportunidad de incrementar sus ingresos, comprando plantas y vendiéndolas en un tianguis. Al final, tuvo que dejar el negocio a su suegra, porque su esposo le “deshace los negocios; dice que es esclavizante por la cantidad de trabajo, y los vende”.

Luego se fueron a vivir California, donde estudió y, en 2003, tomó un trabajo en una escuela, mientras cuidaba a sus tres hijos.

Como ella lleva los negocios en las venas, pues donde creció, la mayoría vive de comerciar algo, toda la vida ha buscado emprender. Durante este tiempo, siguió con su gran pasión, ahora vendiendo productos por catálogo y tamales, hasta que, por casualidad, encontró a Carlos Márquez, en internet, y comenzó a entrenarse con él, hasta, hace un año, llegar al punto de crear su propia marca. Siguiendo el consejo de Carlos, comenzó con venta de perfumes por mayoreo, para posteriormente, agregar una línea de cosméticos y otros productos de salud y belleza, ya que el proyecto esté más desarrollado sólido y genere más ingresos.

En este camino, ha tenido grandes obstáculos, como la dificultad de conseguir clientes, porque sus productos no son de marcas reconocidas, y eso es lo que la gente busca; a pesar de eso, ya se está dando a conocer mi marca. Además, le ha faltado el apoyo de su familia, pero ha sido independiente y no escucha los cuestionamientos. Antes, esto la frenaban, pero ahora, nada la detiene.

 

 

En la actualidad, Sonia ha tenido buenos resultados vendiendo su producto, pero sigue trabajando para que le vaya mejor; sabe que, aunque le falta mucho para llegar al punto que desea, lleva el rumbo correcto. Considera que “solo es cuestión de seguir, a pesar de los problemas que puedan surgir”, como a las complicadas y dolorosas situaciones que debió enfrentarse, que le han hecho pensar en abandonar sus sueños, como la operación a corazón abierto de su esposo y, recientemente, el fallecimiento de su hija; “pensé que hasta ahí había llegado, todavía no lo he superado, pero aun así he seguido adelante. Este proyecto me ha mantenido en pie y me ha dado fortaleza; puedes llorar y ponerse triste en su momento, pero hay que seguir adelante”.

Quienes desean emprender deben tener decisión, no dejar pasar el tiempo, tener iniciativa, hacerlo y mantener su avance, pase lo que pase. Además, les recomienda tener como guía a alguien con experiencia, como Carlos Márquez. “Carlos me ha respaldado y está ahí en todo momento; siempre me ha dado su apoyo, y eso me hace sentir que puedo llegar mucho más lejos”.

“Después de todo que he logrado, me siento segura, porque no solo lo he deseado, lo he ejecutado. Mi experiencia en los cursos, recorridos, viajes de Carlos, me ayudaron a superar el miedo y a que dejara de importarme lo que los demás piensen de mí; ya nada afecta ni me limita en el proceso para llegar al éxito. Incluso, me ha ayudado a mejorar aspectos personales y de carácter”, explica. “Me ha enseñado lo que necesito hacer para crecer, y me ha llevado a conocer muchos proveedores; también me ha ayudado a tener más persistencia y a defender mi pasión empresarial”.

Leer más
“Carlos me ha llevado más allá de mis sueños”

“Carlos me ha llevado más allá de mis sueños”

En busca de una mejor vida para su hijo, Adelina Hernández, quien es originaria de Querétaro, México, se fue a vivir a San Diego, California, cuando tenía 17 años. Allá trabajó como niñera y, aunque estaba contenta, deseaba hacer algo más y tener mayores ingresos, pues su hijo crecía y cada vez requería más dinero para mantenerlo.

Buscó depender de sí misma y no de un patrón, así que analizó diferentes opciones. En su primer paso en el mundo empresarial, estableció una compañía de limpieza, con 20 empleados. Desde ese momento, supo lo que implicaba convertirse en empresaria: “ganaba bien, pero trabajaba de las 4 de la mañana hasta las 9 de la noche”.

Lamentablemente, surgió el primer gran obstáculo; enfermó y terminó en el hospital, donde le diagnosticaron cáncer. “Mis ánimos se fueron para abajo, no sabía qué hacer, pero un ángel apareció en mi vida: Carlos Márquez. Yo estaba en cama, pensando que iba a morir, cuando escuché su programa. Sus palabras me motivaron y me abrieron un hermoso camino”.

Como recomienda Carlos, Adelina sacó de su closet la ropa y los zapatos que ya no utilizaba, los vendió y generó dinero con eso, así que decidió continuar con las ventas. Ahorró hasta reunir el dinero suficiente para ir a una Gira Empresarial Los Ángeles y, ahí, su vida dio un giro; “empecé a pensar diferente y mi mundo cambio por completo”.

Su enfermedad resultó ser depresión, de la cual salió con el recorrido por las bodegas más exclusivas, de la mano de su mentor. Se emocionó tanto con los consejos de Carlos y los grandiosos precios que encontró que compró seis cajas de mercancía, entre ropa deportiva, bolsas, mascadas y accesorios, y enseguida se dedicó a ofrecerlos. “Empecé desde abajo. Jamás había vendido algo y nunca pensé que lo lograría, pero me fue súper bien y ahora mi mente está siempre enfocada en vender por donde quiera; eso me ha dado grandes resultados. A la gente le sorprende mi capacidad de vender, me dicen que tengo un don para eso, pero mi secreto es el ángel que está detrás de mí: Carlos Márquez”.

 

 

Adelina decidió enfocarse en comercializar bolsas de mano y le ha funcionado tan bien que ahora cuenta con su propia marca. En la actualidad tiene una bodega, 10 personas distribuyen sus artículos en California y comercializa sus productos fuera de Estados Unidos. “Como dice Carlos, una cosa me ha llevado a otra. Todos los negocios tienen altibajos y en todas las historias hay tropiezos y triunfos. El manejo de las redes ha sido un reto para mí, pero no me doy por vencida, busco la manera de salir adelante… ya estoy tomando clases para poder mover mi negocio en línea. Por otro lado, he tenido muchas satisfacciones; cuando realicé mi primera venta internacional me sentí feliz y animada; fue la mayor recompensa por mis desvelos y el cansancio”.

Gracias a su experiencia, Adelina puede decir que emprender vale la pena, y recomienda a quienes desean hacerlo seguir sus sueños. “Todo lo que desean es posible si actúan y perseveran; confíen en su talento y, si caen, levántense y sigan adelante”.

Cuando se siente decaída, pone algún video de Carlos, para escuchar sus consejos y recibir un fuerte impulso: “cuando lo oigo, me transformo y me activo. Gracias a él emprendí, siguiendo paso a paso lo que dice; después de que mi vida se había quedado en la oscuridad, Carlos encendió una luz. Él me abrió las puertas al éxito”.

Ahora, sus planes incluyen acudir a una Gira Empresarial China, para llevar su negocio a otro nivel, agregar una línea de zapatos a su marca, tener una bodega en México, llevar su mercancía a más lugares y donar un porcentaje de sus ventas al tratamiento de niños con cáncer.

“¡Quién iba a pensar que iba a vender internacionalmente! Me siento bendecida; he invertido, pero he ganado muchísimo y he llegado más lejos de lo que soñaba”, exclama, al pensar en todo lo que ha logrado con su arduo trabajo.

Leer más
El arduo camino hacia el emprendimiento

El arduo camino hacia el emprendimiento

A los 21 años, Sergio Gutiérrez dejó su natal León, Guanajuato, en México, debido a la falta de oportunidades laborales; el deseo de comprar una casa, lo llevó a emigrar a Estados Unidos. Ahora, a los 39 años, tiene un negocio de serigrafía textil, llamado Gabriel Printing Corp., en Los Ángeles, California.

Enseguida, comenzó a trabajar en la impresión de playeras y, con el tiempo, conoció y dominó todo el proceso. Eso, junto con su interés por emprender, lo llevaron a intentar establecer su empresa, hasta que lo logró.

Mientras era empleado, construyó su compañía, con lo que tenía a su alcance en ese momento: seis mil dólares de ahorro. Sergio compró maquinaria usada y material, rentó un local, contrató a alguien que le ayudara y dejó su trabajo, pero los obstáculos llegaron enseguida; a los dos meses, disminuyeron sus ventas y tuvo que volver a su empleo. A pesar de todo, no se rindió; al año siguiente, lo intentó nuevamente.

Durante un tiempo, reinvirtió todas las ganancias, pero sabía que valía la pena crear algo suyo, que le permitiría tener mayores ingresos y darle una mejor vida a su familia.

Ya que las cosas comenzaban a tomar rumbo, ocurrió lo inesperado: hace dos años, un incendio se llevó todo lo que había construido. Como no estaba asegurado, tuvo que superar la pérdida con trabajo. Con los clientes que ya tenía y un préstamo de 20 mil dólares, empezó otra vez. Para progresar, trabajó día a día en ser mejor y atrajo más clientes, logrando mayores ingresos. Una vez pagado el préstamo, solicitó otro, para comprar maquinaria, pues siente que a la compañía le falta más.

 

 

El proceso ha sido complicado; Sergio se ha enfrentado a varios obstáculos, como pérdidas, falta de acceso a préstamos y personas que abusan de la ignorancia inicial de los emprendedores. Aunque es difícil y requiere mucho trabajo, recomienda perseguir sus sueños y crear un negocio. “No se dejen caer por el primer fracaso, sigan intentando y aprenden. Yo tardé más de un año en generar 12 mil dólares al mes en Amazon. Primero invertí en electrónicos y tenis que no se vendieron; en vez de ganar, perdía. Luego comencé a vender playeras con diseños chistosos, aprendí cómo presentarlas y avancé en el proceso, hasta que tuve ganancias”. Su siguiente paso es crear una marca y vender las playeras en todas las plataformas de venta on line.

En lugar de darse por vencido, Sergio aprendió de los errores, mejoró la calidad de sus productos, se olvidó de los clientes que no deseaban pagar por su trabajo y creció.

Y este logro, en gran medida, fue gracias a Carlos Márquez, a quien empezó a escuchar en la radio, hace cuatro años, ya que lo impulsó a vender en línea. “He ido a casi todos sus entrenamientos y eso me ha ayudado mucho. Implementar lo que he aprendido de él me ha permitido seguir adelante, de manera más sencilla. Además, cuando estoy decaído o sin ánimos, me motiva; al oírlo, regreso al camino. También me ha ayudado a tener más contactos, clientes y seguridad. Antes, hacía trabajos que no me convenían; aprendí a decir no, en lugar de perder. He implementado todo lo que me ha aconsejado, y me ha funcionado”.

En la actualidad, Sergio está feliz, porque su esfuerzo lo ha llevado a tener el reconocimiento de los clientes; al ver la calidad y rapidez de su trabajo, le dicen que es el mejor y lo recomiendan, pero su mayor satisfacción es que esto le ha permitido disfrutar al máximo a su esposa Elena, sus hijos Heymi y Gabriel, a quienes agradece su amor y apoyo incondicional con experiencias que no podría darles con un salario.

Leer más

Escucha en vivo

DESCARGA EL APP DE CARLOS