Muchas personas deseaban que acabara 2017 y comenzara el nuevo año para que cambiaran las cosas, pero quien solo espera que algo suceda, no recibirá nada. Las cosas no mejoran solas; las personas crecen y hacen modificaciones a su entorno. Además, ¿para qué quieres un año nuevo, si vas a seguir teniendo una mentalidad vieja? De nada te sirve un nuevo momento, si sigues en lo antiguo.

 

Aunque parece que existen muchas barreras que te separan de tu propósito, lo que en realidad te aleja de tus sueños es tu mentalidad. Te aseguro que, en alguna etapa de tu vida, has logrado tener 100, 500 o 1000 dólares, pero en lugar de hacerlos crecer, los gastaste.

 

Durante el tiempo que he vivido en México, me di cuenta de que en hay muchísimo dinero; incluso, quienes se quejan de que no tienen dinero usan un iPhone, tenis Nike y computadoras Mac. El rico tiene dinero gracias al pobre, porque este se mata trabajando para emularlo, y eso es el camino hacia el fracaso.

Algo que debe terminarse es que la mayoría de los negocios se alimentan de las clases media y baja. Deseo que, en lugar de que trabajes para comprarte teléfonos o ropa costosos, inviertas tu quincena y la dupliques o tripliques, pero no podrás generar más hasta que aprendas cómo multiplicar lo que ya tienes.

 

El dinero es una semilla, la cual tiene el propósito de crecer, pero tristemente, muere en las manos de los pobres.

 

La diferencia entre quienes amasan una gran riqueza y el resto de la población es, precisamente, el pensamiento. Si los pobres recibieran el dinero de los más afortunados, en poco tiempo, los recursos regresarían a los bolsillos de los ricos, no porque sean tontos o atrasados, sino porque han sido programados para enamorarse de lo que no tienen y para que, tan pronto reciban dinero, corran a gastarlo. En cambio, los ricos son capacitados para tener hábitos diferentes, con estilo de vida activo y sano.

 

El pobre está esclavizado y la única forma de romper las cadenas que lo atan es cambiar su perspectiva y filosofía. De la manera en que haces una cosa, haces todas; y si tienes una mentalidad de pobre, actuarás como pobre y nunca podrás salir de la pobreza.